lunes, 28 de julio de 2008

La iglesia en el Estado

En la Alemania post comunista, está surgiendo la participación politica del cristianismo

En noviembre del año pasado pasé una semana en Alemania cortesía del Isntituto Knorad Adenauer, una fundación iniciada luego que el primer canciller de la Alemania Occidental. Adenauer tuvo la poco envidiable tarea de restablecer el gobierno de una tierra desmoralizada en la que cada gran ciudad ha sido bombardeada y vuelta escombros. Él fundó el partido político "Unión Democrata Cristiana", y con la ayuda de la generosidad del Plan Marshall, dirigió a Alemania hacia una nueva era.

El mismo nombre de este partido muestra una diferencia importante en los acercamientos Europeos y Americanos hacia la religión y la política. Mientras que Los Estados Unidos insiste en una separación estricta entre la iglesia y el estado, el monarca de Gran Bretaña sostiene el titulo de "gobernador Supremo de la iglesia de Inglaterrra", los sacerdotes polacos hacen campaña abiertamente por políticos con ideas afines, y muchos gobernadores subsidian actividades de la iglesia, incluyendo la enseñanza de la religion en las escuelas públicas. En el día en que Nicolae Ceusescu fuen ejecutado en Rumania, culminando 45 años de gobierno comunista, la televisión del estado lideró con el pronunciamiento, "¡Hoy el anticirsto ha muerto y Jesús ha renacido en Rumania!" Para los ojos europeos,
les parece extraña nuestra controversia sobre los nacimientos vivientes en navidad y colocar los diez mandamientos en lugares públicos .

Sin embargo en los últimos 50 años, casi todos los paises europeos han experimentado una caida precipitosa en la asistencia a la iglesia y la fe religiosa. Cuando Harris preguntó en su encuesta "¿Cree usted de alguna manera en Dios o en un Ser Supremo?" solo 27 por ciento de Francia y 35 por ciento de los británicos respondieron que si, los otros se contaron como ateos, agnósticos o inseguros.

Alemania ofrece un interesante caso de estudio. Aunque solo el 41 por ciento de los adultos profesan creer en Dios, la mayoria de los alemanes pertenecen formalmente a una iglesia, aunque asisten muy poco. En Alemania la afilicación religiosa importa, puesto que por esta razón añaden un extra de 8 por ciento o más a la declaración de impuesto sobre la renta. El gobierno distribuye el "impuesto eclesiástico", más de 10 mil millones de dolares al año, para denominaciones aprobadas para su trabajo en las escuelas, hospitales, y mantenimiento general de la iglesia.

Ahora las iglesias están viendo un alarmante descenso en sus ingresos. Cada año unos 300.000 alemanes borran sus nombres de las listas de membresía de las iglesias, con un numero de protestantes disminuyendo a la mitad desde la Segunda Guerra Mundial. En una reunión que asistí, el obispo de Sajonia - la región donde Matrin Lutero publicó sus 95 tesis y Bach escribió sus cantatas - Reportó muy calmadamente que de 4.5 millones de ciudadanos, solo 850.000 están afiliados a una iglesia. Él esperaba que ese numero descendiera a 350.000 para el 2015 y quizá tan bajo como unos 30.000 para el 2030. Después de cuatro decadas bajo el gobierno comunista, los ciudadanos del Este no sienten presión cívica para mantener vínculos tradicionales con una iglesia. El obispo se enfrenta a una tarea desalentadora: cortar los salarios de los pastores, eliminar los capellanes de los hospitales, y cerrar iglesias y escuelas.

En la misma reunión, un animado pastor mostró un espíritu más optimista. Primero contó historias personales de las dificultades que los cristianos enfrentaron bajo el regimen comunista. Sus hijos tenían oportunidades de educación limitadas, y él tuvo que trabajar como plomero para completar su escaso salario de pastor. Todo ha cambiado "luego que el muro cayó" (una frase que escuché a menudo).

Aunque menos del 20 por ciento de los ciudadanos de Sajonia pertenezcan a una iglesia, él calculó que el 70 por ciento de los que están en el parlamento son Cristianos practicantes activos. Habiendo vivido bajo el comunismo, los cristianos se ofrecieron rapidamente para ayudar a una cultura vacía de significado y recientemente liberada hacia la fundación de una estructura moral y jurídica. Ellos se dieron cuenta muy personalmente lo que puede suceder cuando los cristianos son excluidos de la esfera pública.

En mis escritos, algunas veces alerto a los cristianos en los Estados Unidos de confundir nuestra misión con causas políticas; la estrecha asociación de evangélicos con causas políticas particulares puden hacer descarrilar nuestra misión facilmente. Los alemanes del Este tienen una perspectiva diferente, por razones comprensibles. Ellos creen que los cristianos tienen un rol importante que jugar en la sociedad. Como lo expresó uno de los políticos de Alemania, "un estado democratico liberal requiere condiciones que no puede crear".

En este año de elecciones, los Americanos están debatiendo vigorosamente una vez más el precario equilibrio entre la religión y la política. Europa ofrece una historia ilustrativa en ambas direcciones. En muchos lugares, la comodidad histórica entre la iglesia y el estado ha manchado la reputación de la iglesia. La iglesia en España por ejemplo, está intentando recuperarse todavia del daño hecho por sus vinculos estrechos con el dictador Francisco Franco. Sin embargo, como el pastor de Sajonia señaló, los cristianos se retiran de las plazas públicas solo a su propio riesgo. Encontrar el equilibrio adecuado tiene implicaciones profundas tanto para la iglesia y el estado.

2 comentarios:

  1. Aun yo no logro entender, cual es el papel de la iglesia en el ambito politico de nuestras naciones. Muchas veces pienso que conmas Cristianos en la politica talvez esta cobre un mejor rumbo, pero a la vez me preocupa cuantos de esos cristianos realmente buscaran agradar a Dios con lo que hacen y no seguir manchando la imagen de los cristianos al mendo, que ya, por cierto, no es tan buena.

    ResponderEliminar
  2. En mi opinión (aparte de otros) una de las labores principales de la iglesia en la sociedad en que vive es la de un honesto profetismo que con decisión, valentía y compromiso con la verdad, denuncia el pecado y ofrece su orientación desde la fe.
    Saludos querido hermano

    ResponderEliminar